Tipos de acné – Clasificación y características

El acné provocado por alteraciones hormonales

Generalmente las causas del acné se deben a alteraciones hormonales (embarazo, menstruación, pubertad, estrés, consumo de métodos anticonceptivos orales) que pueden llegar a afectar gravemente la salud de quien lo padece, o por otro lado leve o moderadamente según el tipo de acné y el manejo que se le dé. Sin embargo, existen otras situaciones que también originan esta enfermedad, como por ejemplo: el uso de algunos cosméticos y el uso de aceites, la sudoración excesiva, la exposición a distintos tipos de aceites, fármacos, rasgos familiares, y otros que veremos a detalle más adelante.

Para la eficacia del tratamiento es de vital importancia reconocer y especificar el tipo de acné que tiene el paciente, pues los síntomas y causas varían. De esta forma el proceso y la medicación actúan de manera acertada combatiéndolo de raíz y, alcanzando todos los puntos para limpiar las zonas afectadas que usualmente se hallan en el rostro, pecho y espalda.

te puede interesar:

tipos de acne

Teniendo esto en cuenta, a continuación conoceremos de forma más específica los tipos de acné que existen desde los más leves a los más graves y sus respectivas causas: 

  • Puntos blancos: Son protuberancias causadas por la acumulación de aceites o sebo en los poros que aparecen en la piel, y como están cubiertos por ésta, se tornan de color blanco.

Causas: Pueden aparecer en procesos de cambios hormonales, como la pubertad o el embarazo. También se producen cuando hay un exceso de exfoliación, la sequedad cuando es afeitada y no limpiar la cara con regularidad.

  • Puntos negros: Se crean cuando un folículo de la piel se tapa y se impulsa hacia la superficie cuando se produce sebo en exceso. Su color se debe a la exposición del aceite con el aire lo que causa una oxidación, y a veces también podría hacerlo ver color amarillo.

Causas: Las causas oscilan en la pubertad, la limpieza inadecuada, ya que las células muertas se acumulan en los poros, el uso cosmético de aceites o cremas hidratantes, la contaminación, la humedad y grasa en el entorno de trabajo.

  • Pápulas: Es una lesión cutánea que puede ubicarse en distintos lugares del cuerpo, y se evidencia con hinchazones menores de un centímetro de diámetro, cuya forma es similar a la de un cono y puede tornarse en color rosado o perlado. Son bastante sensibles al tacto, pero, a diferencia de otros tipos de acné, no expulsan pus por lo que no se debe oprimirlos, ya que esto generaría la irritación de la zona y agravaría el acné dejando cicatrices permanentes, además pueden sanarse por sí solas.

Causas: Se producen por la ruptura de la pared folicular, el incremento de células como la dermis o epidermis, el virus del molusco, dermatitis, varicela, tumores, verrugas y la pubertad.

  • Pústulas: Similares a la forma de las pápulas, son hinchazones pequeñas y redondas que se tornan de color rojo dejando ver en el centro un color amarillento o blanquecino debido a la presencia de pus. Aparecen en zonas como: espalda, cara, esternón, hombros, y lugares en los que se produce sudoración como las axilas y la ingle.

Causas: Puede deberse a la infección de la bacteria Bacillus Anthracis que actúa contra el tejido generando trastornos intestinales y problemas en los pulmones, desequilibrios hormonales, foliculitis o acné.

  • Nódulos y quistes: Esta es uno de los tipos más evidentes, graves, dolorosos y difíciles de tratar del acné. Se trata básicamente de una inflamación blanda que contiene pus, originada en el interior de la piel. Usualmente se ubican en el rostro, cuello y tronco.

Causas: La causa más común se debe a la pubertad, la obstrucción de los poros, el estrés, el cutis graso, determinados medicamentos nocivos, la entrada de bacterias debido a la herida originada por la  presión de la piel con el afán de desaparecer granos o espinillas.

  • Acné Conglobata: Es una forma grave y poco común en la que se presenta el acné que afecta más a los hombres en un rango de edad de 18 a 30 años. Es difícil de tratar, pues es bastante fuerte y resistente. Consiste en una inflamación progresiva compuesta de quistes, pápulas, pústulas, abscesos y nódulos, que puede estar acompañada de síntomas como: fiebre, anemia y anorexia. Es un proceso que puede deformar la piel generando un gran impacto a quien lo padece. Se sitúa en el rostro, pecho, cuello y espalda dejando secuelas.

Causas: Se desconoce a ciencia cierta las causas de esta enfermedad. Sin embargo, se han identificado ciertos factores que podrían desatarla, como: alteraciones de la testosterona (hormona masculina) y gases nocivos.

  • Acné Vulgar: Es una afección común entre personas que se encuentran en la etapa de la pubertad, y consta de la inflamación de las glándulas sebáceas que lleva consigo la presencia de nódulos, quistes, pápulas y pústulas.

Causas: Se le atribuye su origen a la pubertad, donde se presenta una alteración en las hormonas masculinas. Presentándose mayormente en hombres.

  • Rosácea o Acné rosácea: Derivado del acné vulgar, se manifiesta mediante la inflamación de los vasos sanguíneos en áreas como la nariz, la frente y las mejillas. Se presenta generalmente en mujeres de edades entre los 30 y 50 años.

Causas: Las causas reales son desconocidas, aunque se han estudiado factores que contribuyen al empeoramiento del estado, como: el clima, irritación de la piel mediante las sustancias de algunos productos cosméticos, herencia genética, exposición excesiva al sol, entre otras.

  • Acné Fulminante o Acné Maligno: Entre las formas más graves de acné se halla ésta, que consiste en una seria y agresiva lesión inflamatoria que entra en un proceso explosivo dejando profundos cráteres en rostro, cuello y espalda. Causa dolor e inflamación en las articulaciones, pérdida del apetito, fiebre y leucocitosis.

Causas: Se cree que es desencadenado por el acné conglobata y sus causas son similares adicionando el proceso de la pubertad.

Como vimos, las causas y formas en las que puede presentarse el acné cambian, y de esta forma las consecuencias, es por esto, que es clave a la hora de iniciar un tratamiento identificar cuál es el que padece la persona para proceder de manera adecuada.

Estos son algunos efectivos remedios que puedes tener en cuenta:

Marcar el Enlace permanente.

Un comentario

  1. Pingback: Acné pustuloso - Definición y tratamientos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *